logo

Entendiendo el psicodrama desde dentro

¿Qué es el Psicodrama? De forma sencilla te explicaré que es una forma de hacer psicoterapia donde hay tres factores importantes, que se destacan sobre los demás elementos, y que son: la empatía, la espontaneidad y el encuentro. El encuentro con el otro, tratando siempre de favorecer que sea auténtico donde cada uno pueda verse con los ojos del otro, de forma que pueda entender su posición desde sus zapatos y pudiendo hacerlo de forma natural, dentro del “como si” en un espacio controlado donde se promueve el fluir.

El psicodrama parte de una concepción del ser humano positiva y global que va en la línea con la definición de la Organización Mundial de la Salud en la que la enfermedad no es tanto la ausencia de salud sino la dificultad o incapacidad para acceder al propio potencial dentro del contexto concreto en el que vive la persona, asociado a una privación de bienestar físico, mental y social.

La metodología psicodramática busca el descubrimiento y potenciación de la creatividad del individuo, explorando sus capacidades y recursos potenciales a través del juego, la representación, la dramatización de escenas temidas, aprendizaje de nuevos roles que serán desempeñados fuera del contexto de aprendizaje grupal.

Además, el Psicodrama es una eficaz herramienta preventiva pues:

  • Favorece el autoconocimiento y el desarrollo personal.
  • Permite la identificación grupal y el sentimiento de inclusión y de pertenencia.
  • Disminuye la soledad al crearse un lugar de encuentro y una matriz de identidad.
  • Proporciona ayuda emocional.
  • Aumenta el bienestar.
  • Permite crear redes de apoyo que aumentan los recursos del individuo así como de Grupos.
  • Posibilita la adecuación de las respuestas personales ante situaciones vitales determinadas.
  • Facilita la adquisición de estrategias de integración.
  • Fortalece roles.
  • Favorece el fluir personal hacia un equilibrio adaptativo.

El psicodrama en sus orígenes se concibió para aplicarlo en grupos no naturales ya fueran homogéneos en cuanto a la problemática vivenciada por sus integrantes o heterogéneos en cuanto a las edades y sexo de los participantes, cerrados o abiertos en cuanto al hecho de poder incorporarse nuevos miembros o no, con duración fijada desde el comienzo o no. Además solemos usar técnicas psicodramáticas en las sesiones terapéuticas con familias, parejas e individuos solos.

Las intervenciones con el cliente se centran en acompañar terapéuticamente a la persona en la identificación de lo que le sucede:

  • Elaborar las pérdidas (salud, roles, planes de vida). Una idea de cómo se han elaborado anteriores pérdidas nos dará una pista de cómo se pondrán elaborar las actuales. Facilitar que la persona integre una pérdida después de haberse podido despedir adecuadamente. Técnica de la silla vacía.
  • Legitimar sentimientos asociados. Dar permiso a que la persona se sienta cómo se siente y señalar la utilidad de cada uno de ellos. Técnicas como el espejo, soliloquio y doble ayudarán a clarificar y reconocer sentimientos.
  • Manejar la incertidumbre. Las personas se enfrentan constantemente a situaciones llenas de incertidumbre que suscitan emociones de angustia y miedo. Ayudarle a concretar que es aquello que teme utilizando un objeto intermediario, en papel o en imaginación, para posteriormente hacer un cambio de roles y desde ahí descubrir cómo la persona puede enfrentarse a sus miedos.
  • Manejar la información médica referida a una enfermedad nueva que se presenta o ante una enfermedad crónica. La tarea es desmontar creencias acerca de los tratamientos, de los tipos de cáncer, etc. Aquí es útil el Role-playing que permite al paciente ensayar y entrenar modos de afrontamiento a situaciones nuevas de tratamiento o pruebas.
  • Enfrentarse a decisiones que se habían postpuesto. Por ejemplo, una persona que no sabe si separarse de su pareja. Se puede emplear la escultura para ayudarle a aclarar sus sentimientos y decidir.

Los límites en el trabajo terapéutico psicodramático siempre los pone el cliente pero se dan en un marco controlado por el psicoterapeuta que le guía. ¿Te atreves a explorar tu interior? Te invito a que, juntos (tú y yo o vosotros y yo), te conozcas mejor y consigas equilibrio en tu bienestar.

Autora: Mer Manzano.

  • Share

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + = 20